Trilogía sucia de La Habana

Escrito por on julio 9, 2014 in Literatura | 1 comment

Raquel-Jaen-Lara-PJ- Gutierrez
.

Pedro Juan GutiérrezTrilogía sucia de La Habana, Colección Compactos ANAGRAMA, Barcelona, Mayo 2012

 

La vida a cuerpo

60 cuentos para secarse al aire de una azotea cualquiera en Centro Habana. Y La Habana como hontanar y vertedero. La Habana jungla donde se huele y se persigue el miedo y uno no puede escapar de la ferocidad con la que aguza los sentidos.
Pedro Juan recoge el pulso más cubano. Abre con impudicia la puerta al organismo vivo que es esta ciudad sobreexcitada donde late al acecho la carne más despierta y la necesidad más desperezada. Estado de naturaleza sobre un soporte urbano.

 

El cuento sucio

Son cuentos sucios más allá del sexo con olor y madurado en el colchón de los vicios posibles; es más la suciedad propia del uso, del desgaste, de los cercos de sudor fecundo y concentrado del que escribe a cuerpo _también_ durante años; concretamente 3, para reunir en esta trilogía Anclado en tierra de nadie, Nada que hacer y Sabor a mí, y dejar a su autor exhausto.

 

Atmósfera y lenguaje

Si uno viene del bienestar desodorado hay que pasar la ofensa con que arremeten a nuestro acomodo los primeros relatos. Pero resulta extrañamente sencillo atravesar la nausea y continuar el viaje reconociendo la ferocidad de la miseria y el olor a mierda en los portales; no es más que el genio de un autor que ha reconocido en su prosa un proceso de creación que ha sido constante y largo. Pedro Juan alcanza una destilación finísima a la hora de narrar tal como son las cosas. Con un lenguaje de tan callejero, poderoso, acerca realidades a la boca; se prueba El Malecón, se sorbe el caos y se suspenden la voluntad y el ánimo. Se va viviendo.

Es, sin duda, una novela que sacude a la fuerza los sentidos. Se hace el oído al ven acá abismal y dulzón de las jineteras que abrasan, ya, sólo con el aliento. Se pegan como las lycras de las mulatas o las negras a la piel, las imágenes de un esplendor tocado: arquitecturas horadadas increíblemente en pié, género humano templando por si no hay mañana y apelando a la clemencia de los dólares.

 

Intemporalidad

Las historias de esta trilogía trascienden su contexto cotidiano. ¿Cómo si no se fijarían en la pared nasal o en la garganta? Y es que la inercia degradante que subyace en las vidas de los personajes de Pedro Juan es también un despatarre brutal para hurgarle lo oscuro a la condición humana; busca detrás de la corrección social y de la educación, que sólo se pueden permitir los estados de normalidad, para medir al hombre. Allí, desnudo a la intemperie para responder a las eternas cuestiones de lo humano.

 

 

 

 

1 Comment

  1. Definitivamente La Habana son sabanas impúdicas donde el “somos” deja huella. Solo apetece el hedor de lo humano pegándose al paladar Imborrable. Eterno.

    Havana são definitivamente savanas indecentes onde “estamos” marcação. Só gosta do cheiro do paladar humano adere a Inesquecível. Eterna.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Lima, 17 de julio del 2014 | Cronopios y Famas - […] Imágenes: raqueljaenlara.com Anagrama murraymag.com elzorro.org Javier Arnao […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>