Jueves IV

Escrito por on noviembre 12, 2015 in Los jueves de la calle Feria | 0 comments

hoja afeitar2

 

 

 

 

 

 

En ningún caso llegar hasta la calle Feria puede considerarse un hecho azaroso; y más si a uno lo arroja el interior y la provincia. El Barón tiene la teoría y la cuenta gratuitamente si se le pregunta en lo bares. La Restiputa, si aceptamos esto, llegó aquí de acuerdo a un destino inevitable; pero que irrumpiera en El Jueves fue culpa de Habermas y de la polaroid.

Antes que la rubia, la Restiputa le había fascinado una madrugada apostada en el cierre del Hércules, larga y deshecha, con la barba mal afeitada y su candor extraño; sacó una polaroid que pensaba vender y la fotografió sin tregua. Tardó en darse cuenta, pero en cuanto se supo objetivo de la captura se tocó la cara instintivamente antes de sacar las uñas, y notó el pelo incipiente que le atormentaba. Ya se pasó otra vez con los del glam,  y su ralea femenina se le escapaba con las horas. Creyó que el viejo se burlaba y le increpó, pero no fue bastante. Habermas siguió mientras la cámara escupía fotos aunque ella se agazapara vencida; hasta que un botellín rompió el acoso sin acertar el blanco. La Restiputa se repuso y el otro huyó doblando la calle a montar su puesto. Al rato salieron del Omnium Sanctorum los píos de los oficios nocturnos y, haciendo labor, recogieron algunas fotos que habían caído en la acera. Darnaude, que estaba allí, me lo contó todo.

Sin embargo, aquel primer encuentro del viejo con la Restiputa no fue tan sórdido; guardaba un poco del cine de Antonioni. Quiero decir que, a pesar de que Habermas es un ser vil y que la la Resti pasada de noche es hueso y barba, ambos carecen de dureza. Sólo por eso no resultaba tan difícil comprender que a ella, en una segunda vuelta, se le olvidara el ultraje y le rondara el morbo.

Por su parte el tipo dejó pasar semanas antes de decidirse a colocar las fotos en el mercado. Ella, su extraña configuración como persona en medio de un duelo metafísico, le había desabrochado toda la ternura que era capaz de contener y aún así la rentabilidad que prometían las fotos le acabó dominando; de modo que al final las polaroids estaban allí, tan caras como para permitirse el riesgo de tener el precio marcado. El Barón, avezado cazador, las examinó despacio; pero la Restiputa, a pesar de la flacura, le parecía basta. Él fue el primero en barruntar su aire secano de Tomelloso. Muchos se detuvieron a mirar, pues era género del bueno para el voyerismo.

La Restiputa pasaría tarde o temprano. Habermas preparó argumentos casi escolásticos para todas las reacciones menos para una actitud coqueta. Le desarmó el modo cadencioso de su voz formulando una pregunta.

_ ¿Vas a decirme por qué lo hiciste?

_ Tenía que hacerlo. No vi nunca nada parecido_ Respondió nervioso, como si su bajeza conociera el temor.

_ ¿Parecido a qué?

_ Al vértigo canino que hay en tus ojos.

 

No supo que decir pero entendió que Habermas no bromeaba. Se empoderó. Los hombres la miraban y estaba recién afeitada. Giró para aguardar en el Ambigú a que se recogiera El Jueves cuando se descubrió impresa en unos carteles cristianos:

 

JESÚS TE AMA

No importa lo que fuiste en tu pasado, Jesús quiere hacerte una nueva PERSONA.
Solo debes aceptarlo, entregarle tu vida y tu corazón.
 
Jornadas de acercamiento a la figura de Jesús
20 y 21 de Noviembre a las 12:00 h

Organiza: Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Stmo. Cristo de las Almas, María Santísima de Gracia y Amparo, María Inmaculada y San Francisco Javier. Iglesia de Omnium Sanctorum

 

 

Leyó: Si no te carcajeas será peor

_ Las cartas hablan_ Dijo Darnaude conteniendo una sonrisa sabia.

La Restiputa asintió devolviéndole  la baraja donde esperaba obtener sugerencias para su momento presente a modo de revancha y se sentó juntó a Darnaude con la fragilidad recuperada.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>